Móviles para mayores: mucho más que teléfonos de uso fácil

doro-580-movil-4-botones

Los avances tecnológicos están rompiendo cualquier tipo de barrera jamás imaginada. Las nuevas tecnologías, conocidas como TIC, están transformando la vida de muchas personas a través de múltiples dispositivos que hace apenas dos décadas apenas nos podíamos ni imaginar que existieran en un futuro lejano. Uno de esos campos que tanto ha evolucionado ha sido el de la telefonía, y más concretamente el de los teléfonos móviles para mayores.

El auge que ha vivido la telefonía móvil en los últimos no ha pasado desapercibido para nadie. La telefonía fija evolucionó en los años 90 hacia su vertiente móvil. El teléfono, por fin, se podía llevar encima a todas partes. Sin embargo, aunque de inicio se concibió solo para personas de negocios, poco a poco los ejecutivos, adultos, adolescentes y por último, las personas de más edad, fueron incorporándose como usuarios de esta novedad tecnológica. Los móviles para mayores empezaban a ser una realidad para una parte de la población, aunque todavía, había muchas personas de más edad y ancianos que se resistían a tener uno, entre otras cosas, por su complejidad y poca accesibilidad. Resultaba entender para qué servía y cómo se usaba algo totalmente nuevo para ellos.

De entrada, los móviles eran muy grandes y pesados. Poco a poco empezaron a ser cada vez más finos y pequeños, para rebajar peso, lo que hizo que algunos tuvieran teclas tan pequeñas que apenas se pudieran leer los números, y dificultara el acceso de los mismos para los mayores, lo que no ayudó. Los teléfonos móviles para mayores era todavía algo complejo y a lo que no todos podían acceder.

El nacimiento de los teléfonos móviles para mayores

Sin embargo, con la llegada de los smartphones, de nuevo, todo cambió. Los teléfonos inteligentes revolucionaron el mercado, primero, y la sociedad, después. Los móviles empezaron a ser más finos, con pantallas táctiles cada vez más grandes, y con muchas más funciones debido a que tenían un complejo y novedoso sistema operativo. Lejos quedaba ya, por ejemplo ese móvil inicial que solo servía para llamar y al que se habían acostumbrado algunas personas mayores. El smartphone permitía hacer muchas cosas: mandar mensajes por distintos canales y aplicaciones, leer, visualizar fotografías y vídeo, jugar a aplicaciones de todo tipo… ¿Demasiado para un abuelo?

Esta revolución absoluta de la telefonía ha hecho que los móviles para mayores cambien totalmente su concepto. Los smartphones han evolucionado muy rápido y ofrecen múltiples funciones pero ¿Se adaptan realmente a lo que necesita una persona de más edad? Muchos fabricantes, como Doro o Emporia, se hicieron esta pregunta y se dieron cuenta de que debían desarrollar móviles para mayores, que se adaptaran a sus necesidades.

El mercado se fue adaptando poco a poco a esta situación y se ha ido llenando de teléfonos móviles para mayores pensados exclusivamente en adaptarse a ellos para hacerles la vida más fácil.

Los mismos fabricantes de móviles comprendieron que las personas mayores también tenían mucho que decir como usuarios de móviles y se empezaron a adaptar a sus necesidades. En primer lugar, hicieron móviles para mayores más manejables, que se pudieran coger bien con la mano, por lo que empezaron a desarrollar diseños más ergonómicos.

En segundo lugar,  tenían que tener elementos visibles, con las teclas de dimensiones aceptables y los números claros. Una persona mayor no tiene los mismos reflejos y puede tener problemas de visión o de comprensión, por lo que las funciones básicas tenían que estar totalmente claras.

En tercer lugar, los móviles para personas mayores tenían que primar la accesibilidad y funcionalidad y aliarse con el diseño. Las teclas tenían que ser muy táctiles y las funciones estar totalmente claras: agenda de teléfonos y tecla de llamada y de colgar claramente señalada. La simbología, colores y ergonomía son elementos necesarios en los móviles para mayores. Las pantallas táctiles y los sistemas operativos complejos, no ayudaban.

Por último, los teléfonos móviles para personas mayores también tenían que tener un precio competitivo. Las personas mayores suelen ser pensionistas y no tienen a veces un poder adquisitivo enorme, por lo que era un factor que había que tener en cuenta.

De esta manera se ha llegado a los teléfonos móviles para personas mayores que existen hoy día, que se basan en dispositivos accesibles, intuitivos y, sobre todo, muy fáciles de usar, que además tienen funciones muy útiles, como la geolocalización de la personas que lo tiene, para poder saber donde está en todo momento, muy útil en personas mayores, o la capacidad para avisar a través de alarmas a la persona mayor, para que recuerde que haga una acción concreta, como tomarse su medicación.

Leave a Reply